sábado, 10 de mayo de 2008

The Raven (El Cuervo)

Puedo decir sin miedo a equivocarme que entre la película del maestro Corman y el poema de su querido Poe, no hay más parecido que la presencia de un cuervo en ambos. La película está vagamente basada en el poema de Edgar, como casi todas las peliculas de este vago director inspiradas en Poe, como “La casa de los Usher”, “La mascara de la Muerte Roja” o “Tales of Terror” (como ejemplo). Como en ellas Corman también comienza, con voz en off, con un fragmento de la obra que se dispone a fusilar. A partir de ese momento Corman realiza una figura cinematográfica única e inimitable, ya que realiza un giro argumental en el primer minuto de película (que grande maestro Corman) hito en la historia del cine, mostrándonos a ” Vincent Price” como un mago” melancólico que sufre por su querida Leonor.

De una manera algo caótica intentaremos describir lo más peculiar de esta película donde se desarrolla todo el potencial imaginativo de este dúo sin igual; aparece un cuervo borrachón que resulta ser el bueno de Peter Lorre, curiosamente como en su anterior trabajo en "The Black Cat" haciendo de borracho (aunque sería la morfina la que acabaría con él en la vida real).

Detrás de una puerta aparece turrurrurru………… Jack Nicholson, jovencito e irreconocible, un cruce entre pinocho y Robín Hood, por lo de los leotardos y eso, que realiza las escenas de acción de la película tales como conducción en carruaje alocado y deslizamiento en liana de ventana en ventan por el castillo. En toda historia debe haber un malo, que en este caso es el Frankeinstiniano, pero hermoso, Boris Karloff, un malvado mago de deditos ágiles que se encuentra acompañado por una pérfida Leonor que codicia el poder. Parece un cuento de los hermanos Grimm con toques de telenovela.

Cabe destacar por encima de otras secuencias de la película el duelo final entre Vincent y Boris, en el que los primitivos efectos especiales que se encuentran entre Ed Wood, “La guerra de las galaxias” y una discoteca de bacalao de los noventa, consiguen adornar un baile de acrobacias magicas encima de unas sillas de estilo “Vincent-medieval” acorde con el castillo. Insuperable película que acaba como empezó con unos versos del poema recitados por Vincent Price.

6 comentarios:

  1. No sabe el Manu que peli más buena se perdió, pero bueno, una foto que bien valió la pena... Y eso que sólo se quedó dormido un minuto XD.

    ResponderEliminar
  2. Viva Tim Burton rescatando al gran Vincent en Eduardo Manostijeras, el frente grana-extremator espera una pronta aparición de manolo escobar en alguna de tarantino, los sabios han hablado,
    hágase su voluntad

    AAAAMEEEEEEEEEEENNNNNNNNNNNNNN

    ResponderEliminar
  3. No soy digno de tanta generosidad.Viva Albolote!!!(panda de taraos)

    ResponderEliminar
  4. Condenación eterna para quién ose entrar y leer este blojjj

    ResponderEliminar